martes, 13 de mayo de 2008

Y RUIBAL LLEGÓ A MI CORAZÓN

El sábado tuve ocasión, de nuevo, de escuchar a Javier. De volver a emocionarme con esas letras arrebatadoras, con esa guitarra cuyas notas me estremecen, en medio del silencio de la sala.

Un escenario frío, él de pie con su guitarra, un leve acompañamiento musical grabado en alguna de sus canciones, pero él sólo, descarnadamente ,ante nosotros.

Algún comentario jocoso, con esa ironía gaditana que le da la Bahía.

Y un rato sabroso, en el que a veces las lágrimas te salen , tarareas malamente sus canciones, recuerdas cada verso, acompañas con tus palmas y sobre todo, disfrutas.

¡¡qué voz tiene este hombre!!! Aunque me lo encontré algo más ajado que la vez anterior, tiene vitalidad , poesía en cada palabra y a veces, algo de cashondeito.

Aún canturreando sus canciones, nos fuimos, al finalizar el concierto, a cenar a un Wok japonés,llamado Wu, en pleno centro de Alcalá y posteriormente un té en una jaima de una cafetería.

Y para ultimar este comentario, decir que lo mejor, además de Javier, fue la compañía que me hicieron cómoda la noche y me hicieron sentir muy bien. Gracias, chicos.

1 comentario:

dependedeldia dijo...

Que buena noche pasaste Jackie, de esas que te dejan buen sabor de boca en todos los aspectos, me alegro por ti.