domingo, 11 de mayo de 2008

ALCALÁ , MI CASA.

Alcalá de Henares es una ciudad mágica. Con un casco histórico de gran interés. Es patrimonio de la Humanidad y en los últimos años se ha ido reconvirtiendo en ciudad preparada para el turismo y los negocios.
Pero a mi la que me interesa es esa Complutum, por cuyas carreteras empedradas paseaban y negociaban los romanos.Fue centro del decumano máximo, la principal arteria de avenidas de paso entre Mérida y Zaragoza. Y de aquella época nos quedan muchos restos , ahora valorados y conservados por el trabajo del TEAR. Mi casa está cerca del recinto de las termas de Hippolytus, a un tiro de piedra y da por pensar si todas estas viviendas obreras están construidas encima de restos romanos no detectados.

Visitaba esta ciudad en los veranos que venía a ver a mi familia, antes de venirme a residir definitivamente en Alcalá y hace años me parecía un pueblo, comparado con la megacity de Caracas. Pero he ido acostumbrándome a ella, a quererla, a saborearla.

Mi vinculación a ella no sólo viene de admirar el arte que te encuentras en cada esquina, un campanario que atrae a mi hijo pequeño y lo busca en cualquier parte de la ciudad, ese rincón junto a la Magistral, donde cuando era más jovencilla tomaba cervezas con mi panda.

Yo estudiaba filología, cuando cada paseo diario a las 3 de la tarde que daba por la calle Colegios camino de la facultad, deseaba que se me apareciera un joven estudiante vestido a la usanza de la época. Escuchaba por los cascos (en aquellos años con walkman) Dialogos 3 y la música siempre me terminaba transportando a otros mundos, a otras épocas.

La fachada de la Universidad , que me hacía ver casi a Quevedo descolgándose por la ventana para irse de juerga. Pasear por la calle Libreros, sin gente apenas a esas horas, en primavera tárdía me trasladaba a la imprenta de Brocar , primera en España, allá por 1492 que nos trajo la Biblia Políglota de Nebrija.

La acera de los Doctrinos, donde un reloj de sol en la pared indica "tempus fugit", (el tiempo pasa irremediablemente) que asociado al "carpe diem"hizo posible que Juan y yo nos diéramos nuestros primeros arrumacos en la plaza que la cobija.

Un placer será de nuevo tomarme un café en el patio Trilingüe que da acceso al Paraninfo, pensando no sólo en los premios Cervantes, ya tan conocidos y consolidados, sino imaginando ver a Isidra de Guzmán , la primera mujer española en recibir un Doctorado en Filosofía o colocarnos después a la salida de la Puerta de los burros, ver como sálían los jóvenes estudiantes que habían suspendido.

Acercarme a la verja del Palacio Arzobispal y recrear la historia del infante D. Carlos, hijo tarambana de Felipe II, que se abrió la cabeza , se dice que persiguiendo a una criada por las escaleras de palacio. Tan enfermo quedó, después de trepanaciones y ungüentos varios, que el último remedio consistió en acostar el cadáver "incorrupto" de San Diego junto al Infante y que este recuperó la salud, casi al momento.

La pluma no ha sido lo mío, aunque me gusta imaginar, recrear y escribir , pero seguro que si hubiera tenido mayor concentración , tiempo y creatividad, hubiera seguido los pasos de Cervantes, con un libro de caballerías femenino .

De momento, a Ángel le contamos historias y le encantan. Y le encanta subirse a la tarima de la estatua de Cervantes, jugar en la Capilla del Oidor, hacer barquitos con cortezas de madera y echarlas en la fuente de la Universidad o que siga buscando los hermosos campanarios de nuestra ciudad, con nidos inmensos de cigüeñas que no se alarman cuando las campanas nos recuerdan que el tiempo sigue pasando y que hay que disfrutar de la vida a cada momento.

CARPE DIEM.

6 comentarios:

dependedeldia dijo...

Que bonito lo describes, se ve que tienes a Alcala en el corazon, y que bonita la foto de Angel con ese edificio al fondo.

inma dijo...

Tienes suerte de vivir en una ciudad con tanto encanto, y lo más importante es que la valoras, hay que estar muy orgulloso de lo propio, se nota que Angelote también la lleva muy dentro desde tan peque...

lakua dijo...

joooo, estuve hace unos 4 años y me gusto mucho, pero me hubiera gustado mucho mas sabiendo todas estas cosas que cuentas, es mucho mejor ver los sitios con alguien que te hace de guia porque cuando vas solo hay muchas cosas que se te pasan por alto o no sabes el significado que tienen

Arantxa dijo...

ayyyyyyy jaqueline, que me voy para allá ahora mismo. A ver si organizo una bajada a MAdrid con calma, con todos mis temas finiquitados y puedo por fin tener un encuentro contigo en óptimas condiciones, y si es para que paseemos por tu ciudad de adopción, mientras me cuentas estas cosas y los peques buscan campanarios con Ángel, no encuentro un plan más apetecible.

gelos dijo...

con la cantidad de fines de semana que pasé en mi infancia en Alcalá, y lo único que recuerdo era un cartel enorme que ponía "cuna de Cervantes" o algo así, y comprar pastas??? en el convento de las monjitas... tengo que volver¡¡¡

CAJE-JACQUE dijo...

No lo he puesto en ningún lado, pero seréis bienvenidas.
Me encantará, si es posible.

Gelos, el convento es de las Clarisas, ya sé que te puedo enviar en el próximo paquetito: almendras garrapiñadas.