lunes, 26 de abril de 2010

CASTILLA Y LEÓN EN MI CORAZÓN

¿por qué formar parte del centro castellano leonés de mi ciudad?

En entornos cercanos no se entiende que yo, que siempre estoy con la asociación CAJE por todas partes, tomara la decisión también de participar en una casa regional, pero como parte activa.
Parece que no se lleva entre la gente de mi edad, incluso que sólo es para determinados tramos de edad.
Desde que era pequeña, en Venezuela, siempre escuchaba a mi madre hablar de León y a mi padre de Alcalá.
Alcalá de Henares ha sido mi segunda patria desde que llegué de Venezuela y adoro la ciudad, que hace años, cuando venía a ver a mis abuelos en verano, aún era un pueblo.
Comparado con Caracas, Alcalá era un pueblo grande, con muchos menos recursos de la metrópolis de Venezuela. Y el pueblito de mi madre en León, el último reducto perdido en la montaña.
Yo pensaba que volver a España (ese sueño de mis padres y de muchos otros trabajando años y años en tierras extrañas) era el ideal de vida y , en su momento, para mi no lo fue.
España estaba a años luz de mi país natal en libertades, en cultura, en vida social, aunque afortunadamente todos estos años de progreso en España han hecho posible que superemos con creces a Venezuela, tengamos un nivel cercano al europeo.

De su estancia en Venezuela, siempre recordaré esas tardes escuchando a Manolo Escobar, bailar con mi madre jotas tarareando lo que ella recordaba de chica, pasear siempre con familias españolas que rememoraban los tiempos que ya no están.

Y esas conversaciones, esos sentimientos, esas vivencias de las que en algún momento renegué, debieron dejar marca en mi corazón.
Alcalá es mi casa y León el lugar donde uno siempre quiere volver.

Os contaré que lo único que me queda de mi vida familiar de origen es ésto. No tengo ya a mis padres, que fueron los que me enseñaron a amar mi tierra, estoy a muchos kilómetros de mi pueblo para olerlo y sentirlo, no tenemos dinero para transportarnos tan a menudo, como quisiéramos. Mi pueblo nos da serenidad, especialmente me trae recuerdos muy importantes para mi y me ayuda a recordar quien soy.

Me encantaría que Ángel pudiera vivenciar más de ambas tradiciones, de la mía y de la de su padre. Juan es un digno representante de Andalucía en Alcalá y todo el mundo le conoce por sus orígenes también. Se hace llamar "Juanillo boquerón".

Posiblemente no tenga nunca caudales, ni inmuebles que legar a mi hijo, pero seguro seguro que se llevará como herencia el amor de sus padres a su tierra, porque Castilla y León estaba en el corazón de mi madre, en el mío y espero que en el suyo siempre esté.

1 comentario:

Santos Soria Generos de punto dijo...

Jo! Jacqueline que grande eres
un beso enorme
Almu